Abriendo los ojos, primera parte

El día de hoy tuve la oportunidad de conocer a un miembro de la banda Julien K, sacarme una foto con él y echarnos una plática de por lo menos 15 minutos. Sucede que gracias a mi trabajo actual es como pude darme digamos ese pequeño lujo. Este músico era muy cercano a Chester Bennington, recientemente finado y de quien hablé en un post anterior. Vino a California a su funeral.

1

[Julien K]

 

Pues bien, bastó una corta plática para darme cuenta de muchas cosas, o no necesariamente descubrirlas pero solo recordarlas tal cual son.

A inicios de año yo estaba dizque sufriendo por causas que ni siquiera eran lo suficientemente importantes para hacer tormenta en un vaso de agua, como la que creo que hice, ahora lo considero así. Platicando con esta gran persona me di cuenta de que hay fuerzas mucho más grandes, más importantes y que tienen una repercusión mucho más intensa en la vida de la gente de lo que uno creé, para bien o para mal. Si es para bien, seguro que todo actúa a tu favor y vas a llegar tan alto como tú te lo permitas, pero si es para mal, puede terminar en verdaderas tragedias como lo que pasó con Chester. Por eso hay que salir a conocer dichas fuerzas, sí, pero también tener cuidado con ellas y aprender a sobrellevarlas.

No fue un simple suicidio, como la gente simplona lo ve. No fue una “sencilla” depresión. Como dije, fue algo mucho más fuerte, más poderoso, y que en este caso desafortunadamente repercutió de forma negativa en el vocalista de Linkin Park y Dead by Sunrise.

No voy a soltar un choro mamador aquí, pero la verdad es que hoy abrí los ojos muy cabrón.

Y al final, fue bueno coincidir en la pasión tanto de esta persona, como del difunto Chester, como mía: la música. A la música le das todo, y ella te da mucho. Bien la música te puede rescatar o hundir, todo depende de la fe que tengas en ella y lo mucho que hagas en y por ella.

Hoy más que nunca, reafirmo un compromiso conmigo mismo: no dejar la música por nada del mundo, así no triunfe ni sea famoso ni gane discos de platino ni llene estadios, eso ya no importa, aunque siempre mantenga un bajo perfil como hasta la fecha, voy a seguir en la música hasta el final de mis días.

Gracias, señor “A”. Desde aquí, ya me volví fan de tu banda y los voy a apoyar incondicionalmente.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s