De la amistad y otras decepciones

Amistad es…amigo

Es increíble lo que puede llegar a afectar las emociones con la creatividad de quienes disfrutan escribir canciones, publicar notas entre otras cosas. No me considero artista ni nada por el estilo pero justo en este momento pienso en la facilidad que tenía hace unos tres o cuatro años para escribir hasta diez páginas del posiblemente único fanfiction que escribiré en la vida. Hace tiempo he querido escribir de uno y mil temas en enchipotlados pero por alguna u otra razón no se había podido. Ahora justo un día antes de que terminara una etapa que inició justo un día antes de que iniciara la aventura de mi vida, en donde conocí el verdadero dolor de enamorarme y empezar a vivir emociones y situaciones tanto buenas como malas, decido hablar un poco de las experiencias aprendidas.  Menciono lo de los bloqueos mentales debido a que hace unos días hablaba con mi mejor amiga sobre el cambio en las letras de Shakira y llegamos a la conclusión de que escribía mejor cuando le iba mal en el amor que ahora que tiene una familia hecha y derecha y derrocha amor en todos lados, y precisamente así es como me siento ahora. No es que diga que me está yendo mal, bueno la verdad si, un poco, pero los escritos que hacía hace dos meses no se comparan nada con lo de ahora porque considero que lo que leerán a continuación tiene mucho más sentido y creo que puede aportar más.

Es irrelevante y además no es una novela como para que hable directamente o literal sobre lo que viví, considero mejor compartirles algunos puntos o lo que pienso respecto al aprendizaje, con la esperanza de que les ayude si viven alguna situación parecida.  Aunque me cuesta trabajo elegir exactamente por dónde empezar, hablaré sobre la amistad, que creo retomaré el tema más delante.

Aunque algunos ya lo saben, yo recién me di cuenta de que existen muchos tipos de amistades. He escuchado comentarios de que no puedes decir que tienes un mejor amigo para cada cosa. Pues déjenme decirles que si lo hay. Solo es cuestión de hacer  un análisis de las situaciones que vivimos. Al final nos daremos cuenta de que siempre habrá alguien mejor que todos, generalmente no se ven todos los días y sabes que aunque no compartan momentos extremos juntos, los importantes si y es en la única persona que sabes que siempre va a estar ahí, aunque físicamente no lo esté. Para algunas personas a cierta edad los amigos dejan de ser importantes, no discuto eso porque a mi edad no he vivido lo suficiente para argumentar lo contrario. Pero puedo decir que con el tiempo y entre más va creciendo uno, se va volviendo más exigente por situaciones que vives y que buscas apoyarte en esas personas que has pasado momentos increíbles, que hasta llorado de la risa has llegado. Que sabes que a su manera en los momentos difíciles y con palabras como “si te puedo ayudar en algo solo avísame”, que luego te das cuenta de que son palabras que probablemente dicen de corazón, pero al momento de ponerlas en práctica siempre hay otra prioridad. Y no está mal, lo que aprendí que está mal es en esperar y decepcionarse porque esas personas en las que depositabas toda tu confianza y la esperanza de confort, se desvanece cuando tu vida se sale de control y llega esa sensación de soledad y vacío tan difícil de llenar Y NO ESTAN AHÍ! Aprendí que no podemos obligar a las personas a tener toda la disponibilidad del tiempo para estar ahí, pero también aprendí que cuando pueden estar ahí no siempre lo que te van a decir es lo que necesitas escuchar. Viví una situación, en la que tuve una decepción bastante fuerte, en la que dos personas en las que yo confiaba y esperaba su comprensión, resulto todo lo contrario, en lugar de darme palabras de aliento o simplemente callar y escucharme, sin tener que decir nada solo dejarme llorar, resultó que lo único que pudieron decir era que todo había salido mal por mi culpa. En el momento me sentí tan sola y molesta con ellas, y además adopté la idea de que efectivamente era mi culpa, pero después comprendí dos cosas: la primera era que no había sido mi culpa por que todo lo había hecho con el corazón y por voluntad propia y aún así después de todo el daño, fui yo quien quiso arreglarlo todo y la otra persona simplemente no le importó (respecto a eso creo que o no le importó o no tuvo valor de afrontarlo), y la segunda era que si ellas no comprendían mi situación era porque solo conocían la parte hermosa de la persona con la que tuve el problema, porque a pesar de todo, como cualquier otro ser humano, tenía virtudes y defectos. A mí me toco ver ambas cosas y aunque a pesar de esos defectos yo tomé la decisión de aceptarlo así, el desenlace no quedó a mi favor porque simplemente así se dieron las cosas. Entonces fue cuando comprendí que la única persona que podía darme consuelo, era yo misma. A pesar de eso, tuve el apoyo de dos personas que me hicieron ver todo lo bueno en mí, sin necesidad de resaltar los defectos de la otra persona.

Es importante que tengamos amigos para todo, para divertirse, para hacer vagancias, para el trabajo, para el deporte, para la música, pero lo más importante, conservar a un amigo para abrir el corazón. Estar consciente de que las personas no pueden estar ahí para nosotros porque tienen una vida que vivir, y estar consciente de que así como te escuchan y a veces tienen algo que puede aportarte y te lo dicen, probablemente en algún momento puede necesitar tu apoyo de la misma forma que tu. Es importante comprender que no es necesario que todos sepan lo que pasa por tu mente y corazón porque no todos tienen la capacidad de valorarlo o no están destinados para estar de manera incondicional ahí contigo. También, es importante que no es necesario apostar todo por esas amistades por que a final de cuentas, ellos pensarán primero en ellos o los suyos.

Para cerrar con el post, solo puedo concluir en que la vida así es. Unos van y otros vienen, algunos están para aportar y otros para quitar, que al final de cuentas, todo es aprendizaje, solo basta con saber hasta dónde permites que intervengan en tu vida y no se vuelvan tóxicos y te resten energía, o bien cuidar lo que tú le brindes a los demás.

Me di cuenta que mi mejor amiga, era esa persona que en algún momento me causó el que, en aquel momento creí el más grande dolor en mi vida, pero luego vi que no era así. A veces es más importante lo que te aportan que lo que te restan, la clave está en el poder que tienen sobre nosotros, mismo que nosotros les damos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s