In the end, it doesn’t even matter

Hace poco, el mundo de la música era impactado debido a que Chris Cornell había muerto. Hoy jueves 20 de Julio, irónicamente en el cumpleaños de Chris, recibimos la noticia de que Chester Bennington, vocalista de Linkin Park, se había suicidado.

chester-bennington

 

Está de más decir que, ames u odies a la banda por ser comercial, porque es parte del Nu Metal el cual es un pseudo-género sin bases musicales sólidas, porque está de moda odiar, porque eres un metalhead puritano que no acepta otros experimentos musicales, o porque sí, ahorita eso no importa. La muerte de alguien siempre será algo delicado y hasta desagradable en algunos casos, o como en este, un total desperdicio, pues considero que Chester era todavía muy joven y tenía mucho que dar, tanto a la música como a su familia y amigos.

De nuevo, se habla de depresión, traumas generados por abusos, drogas… Pero justamente como dice una de las canciones de Linkin, al final eso ya ni siquiera importa.

Sí, yo fui digamos fan de Linkin Park por un tiempo. Todo comenzó allá cuando tenía 16-17 años, en esos tiempos la mayor parte del tiempo escuchaba rock en español y algunas bandas en inglés, pero me propuse a escuchar más música en ese idioma y conocer bandas que en su momento eran actuales. Fue cuando puse la radio de Windows Media Player (aún no existían servicios como Spotify y YouTube aún no era lanzado de forma masiva) en una estación de radio alternativo, y en una de esas tocaron <<Papercut>>. Me gustó la canción, aunque el semi-rapeo no tanto, pero la voz de Chester, las guitarras fuertes y la letra ciertamente agresiva me llamó la atención casi de forma instantánea. Ese fue el punto de partida para arreglármelas y conseguir todas las canciones del Hybrid Theory, y luego me devoraba el disco casi diario, dos o tres veces al día. Es uno de los discos que más recuerdo haber tocado de principio a fin, y vaya que tengo varios en mi lista de favoritos.

R-690978-1335170751.jpeg

El siguiente paso fue escuchar el Meteora, y si bien no me impactó en demasía como el Hybrid, también fue un buen disco y saqué algunas canciones que se volvieron pronto favoritas, como <<Breaking the Habit>> y <<From the Inside>>. Entonces compré los discos en físico para coleccionarlos, y los tengo aún guardados. Cuando sacaron uno de remixes con unos raperos y hasta introduciendo elementos de hip-hop pensé que la banda estaba tomando otro rumbo musical que ya no me agradó, y entonces poco a poco dejé de escucharlos. Les perdí la pista y parece ser que hasta se separaron, creo que se reunieron de nuevo para trabajar en el soundtrack de las películas de Transformers pues tengo entendido que Chester era fan de tales.

Varios años después les volví a escuchar otra canción que me gustó mucho, Waiting for The End de su disco A Thousand Suns, pero la verdad, no lo escuché entero. Ya no era fan pues del grupo.

Pero aún así, hoy sí lamento la muerte de Chester.

Descanse en paz, señor Bennington. Hasta siempre. Dejo un tema de los que más me llegaron de la banda en su momento y todavía me produce ciertos escalofríos escucharlo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s