La vida te da sorpresas… Sorpresas te da la vida

¿No es fascinante como todo puede cambiar en un instante? De sentir que te estás estancando, cayendo en la rutina y dejándole de encontrar poco a poco sentido a las cosas, a tener una bonita motivación y volver a hacer tus deberes con ganas y buena actitud?
Y también, ¿no es increíble como gente que siempre tuviste ahí no te llamó la atención, hasta que hubo una especie de sacudida que te hizo voltear a verla y decir “ah caray, ¿y esta preciosidad de donde salió…? ¿¿Qué?? ¡Pero si es… [insertar aquí nombre de la susodicha] !

Eso me pasó, ni más ni menos.

Pero para entrar en contexto, tengo que echar la máquina del tiempo hacia atrás, un año. Ahí por finales de junio de 2016, por fin se me hizo entrar a una empresa en la que tenía la mirada y una firme decisión de trabajar. Al llegar, me di cuenta con satisfacción que había muchas chicas y la mayoría muy guapas, pero en especial había una gringuita, una preciosidad, casi perfecta de pies a cabeza y pues como no soy ciego, me robó la atención casi de inmediato, sin ponerle demasiada atención a otra chica de otro departamento… Flaquita, medio desalineada en su forma de vestir, alguien que no llamaba mucho la atención.

Pues bien, para no alargar esto, ahí por octubre del año pasado, la gringa que está como quiere decidió irse de la empresa, y luego a mí me ofrecieron el cargo que dejaba vacante, cosa que me cayó de sorpresa pero sin pensarlo mucho, acepté el ascenso. Entonces tuve que empezar a interactuar con la chica que describía anteriormente (la que no era centro de atención) y noté algunos cambios en ella: más firme, arreglada, y con un cuerpecillo mucho más trabajado, pues había empezado a ir al gym meses atrás. Honestamente no le di mucha importancia y además la capacitación para el nuevo cargo me estaba robando casi toda la atención, por así decirlo. Eso y otras cosas personales negativas que tampoco ayudaban mucho en mi concentración.

Y así pasó el tiempo, hasta hace un par de semanas más o menos, o un poquito más. Esta chica llevó un vestido no tan corto, pero lo suficiente como para admirar esos hermosos chamorritos y esas piernas torneadas que se carga. Además fue arreglada mejor que de costumbre. Mis otros coworkers y yo no fuimos ajenos a eso e incluso lo comentamos, pero a mí realmente me robó la atención… Y desde entonces empecé a verla con otros ojos.
Ella en parte también demostró, de alguna manera, que con disciplina y constancia puede uno lograr objetivos, y seguro que el de ella era ese: tonificar su cuerpo. Y vaya que ahora tiene unas piernas y unas caderas simplemente hermosas (ya fui con ella al gym y he tenido el privilegio de verla en shorts y yoga pants…). Pero más allá de eso, empecé a poner atención en otros detalles, los ojos tan bonitos que tiene, y esa sonrisa que da mucha luz. Y en verdad me sentí como idiota por momentos, pues esto no lo noté antes tanto por estar demasiado metido en mi nuevo puesto, como enredado en otras situaciones necias y absurdas de las que de verdad, no debí haber formado parte.

El viernes pasado interactué con ella de una forma muy peculiar (al final del día nos pusimos a hacer limpieza del refrigerador de la cocina de la oficina LOL), entre risas y cosas así, hubo momentos en que nos miramos a los ojos y nos sonrojamos, en especial yo.

Y bueno… Aquí vienen dos situaciones a analizar, antes de que siga derramando miel en este post jajaja

  1. No sé qué va a pasar con ella y yo. Ni siquiera si está soltera o si tiene novio, o hasta prometido, o lo que sea, solo sé que me gusta, que yo no lo soy indiferente aunque no sé si le gusto, y que sí, es un momento bien padre el que estoy viviendo pero no me voy a ilusionar tampoco. Como dije, a lo mejor tiene novio y sería imprudente estarme haciendo ya chaquetas mentales, en el sentido de ya visualizarme con ella. Prefiero que las cosas vayan muy despacio, y también poner ciertos límites con lo que yo pueda sentir. Claro, eso no evita de que vaya hacer mi luchita, pero tampoco caer en el enamoranmiento y la ilusión absurda prematuramente, y esto más que nada por protección ante cualquier cosa.
  2. Que a pesar de que no somos más que compañeros de trabajo por ahora (ya que ni amigos hemos llegado a ser aún), esto pasó en un momento exacto y justo cuando lo necesitaba. Y de alguna manera eso es una señal de que el universo conspira a tu favor, y que el karma es simplemente equitativo: lo que das, se te regresa, bueno y malo. Y repito, no quiero decir con esto que ya se me va a hacer, pero me da gusto saber que hay gente como ella, que incluso sin saberlo, me está ayudando y sacando de un hoyo tan culero en el que estaba, y pase lo que pase o no pase lo que no pase (?) le voy a estar agradecido por eso.

Detalle chistoso: tiene nombre de un “anti-héroe”, pero no voy a decir cual jajaja

Thanks, you beautiful girl!

Untitled

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s