Triunfó el mal

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

donald-trump

Si nos lo hubieran pintado así hace 3, 4, 5 o 10 años no lo hubiéramos creído, hasta hubiera sonado ridículo, absurdo, risible. Hubiéramos bromeado al respecto y luego respirado tranquilos por considerarlo imposible.

Bueno, en 2016 es una realidad, como un argumento de una mala comedia de Hollywood con bajo presupuesto tipo The Comebacks o Machete Kills, en donde hay de todo: desnudos, violencia, madrazos, pedos, caca, muertos, situaciones totalmente inverosímiles, de todo menos coherencia. Pues bien, está sucediendo en la vida real.

Pero, ¿qué fue lo que exactamente sucedió, si hasta hace algunos días casi todo mundo estaba seguro de que Hilary Clinton iba a ganar las elecciones sin mucho esfuerzo después de barrer el piso con el republicano en los debates? Pues bien, sucedió que la sociedad gringa reveló su lado obscuro apenas y tuvieron una verdadera oportunidad para hacerlo, ese lado que todos sabemos que existe pero del que nadie quiere hablar: se impuso su sentimiento anti-inmigrante, con tintes racistas y machistas pues no podían permitir que la primera potencia mundial fuera regida por una mujer, la que hubiera sido la primera de la historia de E.U. en ocupar la presidencia. No, después del primer presidente negro no era posible seguir dando concesiones de ese tipo, tenía que volver la supremacía blanca (y masculina), no importando que el representante de dicha supremacía fuera un individuo de las características de Trump: racista, misógino, clasista, egocéntrico, demagogo, evasor de impuestos, etc. etc. etc. Un personaje sacado casi como de una fantasía absurda, o como ya mencioné, el guión de una mala película de humor hollywoodense.

15032699_10154734682434343_1566629121902251640_nEL CHISTE SE CUENTA SOLO…

No clasifiquemos tanto por castas o razas, que si los gringos de ojos verdes y cabellos rubios, que si los “rednecks”, que si los de descedencia europea, que si los latinos nacidos en E.U. que desprecian sus raíces, que si los que obtuvieron la ciudadanía cuando años atrás llegaron de forma ilegal y ahora ya se les subió la espuma a la cabeza, etc. Todos ellos conforman una sociedad, la cual como ya dije, vio en estas elecciones la oportunidad perfecta para dar un golpe en la mesa y hacerle saber al mundo su posición, sus intenciones, su visión. “El pueblo ha hablado”, y la democracia, supuestamente, se ha ejercido, han elegido al representante de sus ideales, por muy siniestros que nos parezcan a los que no simpatizamos con ellos.

1478647677_279555_1478713497_sumario_normal_recorte1RESULTADOS FINALES DE LAS ELECCIONES

Ahora, ¿qué sigue? No, si este post le parece a alguien exagerado o alarmista, no es mi intención, como tampoco empezar a sacar suposiciones y predicciones castastróficas en el periodo en el que vaya a gobernar Donald Trump; pero de que habrá cambios los habrá, y me atrevo a augurar que serán más los negativos que los positivos. Que ese ambiente anti-inmigrante volverá como en tiempos de antaño, empezarán a demeritar y despreciar de nuevo a la gente de habla hispana y a exigir inglés a donde quiera que vayamos (que, claro está, es imperativo hablarlo estando en Estados Unidos, por muchos latinos que haya). Los pocos avances que se habían logrado respecto a reconocer a la comunidad latina se verán truncados e incluso borrados en algunos lugares. La economía no andará tampoco muy bien que digamos, no me atrevo a pronosticar una nueva recesión económica como en 2008, que le pegó durísimo principalmente a E.U., pero sí habrá cierto estancamiento en ese aspecto. Del empleo y la seguridad ya ni hablamos, esperando que no afecte tanto esos sectores.

Y ahora la pregunta que nos debería interesar a todos los mexicanos: ¿cómo afecta esto a México?

Interesante cuestionamiento. Pues bien, nuestro país ya tiene sus problemas bien establecidos, y no se vé como para cuando vayamos a resolverlos. Las relaciones con Estados Unidos van a cambiar obviamente, y aquí quisiera decir que tenemos gente capaz en las riendas del país para poder estabilizarlo y sobrellevar los efectos “Trump” sobre todo en la economía, pero sinceramente veo a Agustin Carstens y muevo la cabeza sin esperar nada brillante, vamos, al menos que metiera las manos y defendiera la economía tan madreada que tenemos. Y ya ni hablo de nuestro queridísimo amado líder, ¿verdad? No creo que debamos hacer escarnio en alguien que ya no sabe ni qué hacer o decir.

13-agustin-carstensCOMO CUANDO TIENES HAMBRE PERO TAMBIÉN EL CARGO DE CUIDAR LAS FINANZAS DE TODO UN PAÍS…

Sí, ya me las sé todas: “no es devaluación del peso, se llama ajuste”, “deberías saber que el gobierno no tiene la culpa de la situación financiera porque ahora el mercado internacional es el que rige el valor de las monedas en el mundo”, “no seas chairo”, etc. etc. etc. Todo eso me queda bien claro, pero a mí no me preocupa quien tenga o tuvo la culpa o quien chingados sea el más fuerte para imponer condiciones, si China o E.U., me preocupa lo que van a hacer nuestros representantes para defender nuestra economía, nuestra integridad como mexicanos, nuestra dignidad y hasta nuestro estatus como país. Y sinceramente, ¿alguien realmente creé que nuestros gobernantes saben qué hacer, o cómo proceder? ¿habrán planeado con anticipación qué acciones tomar en un posible escenario como el que ahora ya es una realidad? ¿Tendrán huevos para que con mano firme no dejen que Trump siga refieriéndose a nosotros como la peor escoria del planeta o van a tener que ponerse de rodillas para darle una buena felación con tal de que no descargue toda su ira contra México? Quiero ver qué harán, aunque la verdad, no espero absolutamente nada bueno de ellos.

Como consejo: ahorren, lo que más puedan. Si disfrutan de un buen estatus económico, les felicito, pero recuerden, siempre hay tiempos de “vacas gordas y vacas flacas”. Guarden una lana para los de las vacas flacas, si gozan de un gran salario no está de más reservar una parte de este para posibles tiempos difíciles, si no, de todos modos traten de ahorrar en la medida de lo posible y ajustar sus gastos básicos. Si pueden invertir en algo que tenga buenas expectativas de crecer, háganlo, sin arriesgar de más. Busquemos lo mexicano, dejemos de ser tan malinchistas y consumistas sobre todo del producto extranjero, y démolse una oportunidad al producto nacional. Apoyemos las PyMES del país, los negocios pequeños pero iniciados por nuestra gente.
Si quieren tramitar visa a E.U. o están en pleno trámite, les deseo suerte, en lo que Trump oficialmente toma el cargo y empieza a echar a andar sus famosas reformas prometidas en leyes de imigración. Obviamente el congreso no va a permitir que haga todas las locuras que dijo en campaña, pero no está de más siempre prevenir. Si quieren irse a Canadá, pues váyanse, allá nos vemos (Y no, no porque haya ganado Trump signifique que esté planeando irme a Canadá, tengo ganas de emigrar para allá desde hace ya unos años).

Triunfó el mal. ¿Exagerado? ¿Alarmista? No lo sé, pero lo que sí sé es que vienen tiempos ciertamente complicados, que el mundo está tenso, que hay nerviosismo en muchos países, que el mercado internacional está a la deriva y no sabemos muy bien qué sucederá. Alguien me dijo algo bien interesante: “dale a un loco una pistola y habrán tres posibles opciones: 1. Le dispara a mucha gente, 2. Se dispara él solo o 3. Se dispara no sin antes dispararle a mucha gente“. La 1 y la 3 suenan espantosas, la 2 sería la mejor… Saquen sus propias conclusiones respecto a esta analogía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s