Violencia, maldita violencia

México, mi país, es un lugar hermoso, y eso ya lo he dicho en varias ocasiones. Tenemos lugares bien chingones, estados con arquitectura colonial y ricos en historia y tradiciones, playas que no tienen nada que envidiarles a las de Estados Unidos o cualquier país Europeo o de Sudamérica, incluso ruinas arqueológicas en buen estado, y ni se diga de lugares naturales como manglares, selvas, montañas, etc. Tal vez nuestras colonias, unidades habitacionales y zonas populares dejen mucho que desear, posiblemente esté mal tanta disparidad entre las pocas zonas de gente adinerada y fraccionamientos cerrados y las muchas colonias populares donde vive la gente de clase media o baja, pero aún así seguimos teniendo un país bonito en cuanto a lugares se refiere.

¿Pero qué tal en cuanto a gente? Bueno, si leyeron mi post anterior, sabrán qué opino sobre las personas en México, aunque no hice tanto hincapié en la otra cara de la moneda: los malos, esos que se dedican al crimen organizado, el tráfico de armas y drogas, secuestros, robos, incluso a asesinar gente. Creo que debemos aceptar que estamos en un punto en el que esto se ha convertido en un problema considerable. De un tiempo para acá (siendo exactos, desde los 90’s) se soltó una ola de crimen espantosa en el país, no es que antes no hubiera pasado nada pero pienso que desde esa década se agudizó mucho, pues empezamos a ver con más frecuencia noticias de asaltos con lujo de violencia, robos, asesinatos incluso de figuras públicas (¿quien no recuerda el caso del cardenal Posadas Ocampo?), masacres y asesinatos masivos (¿La matanza de Acteal o las asesinadas de Cd. Juárez?), y hasta candidatos presidenciales, como el asesinato a sangre fría de Luis Donaldo Colosio Murrieta. Podría poner muchos ejemplos más, pero no creo que valga la pena hacerlo. El punto es que surgió mucha violencia en el país en las últimas décadas.

juan-jesus-posadas-ocampo
(EL CARDENAL JESÚS POSADAS OCAMPO, ASESINADO EN LOS 90’S)

 

Es fácil dárselas de chingon y decir “no pasa nada, a mí no me hacen ni madres”, o salirse por la tangente y decir “en países como Siria sí hay violencia de verdad”. Bueno, en primer lugar, nadie es invulnerable ni está excento de que algún ventajoso lo asalte hasta con violencia, o en el peor de los casos, lo secuestre y hasta lo mate, y en segundo lugar, cada país tiene sus problemas y no debería importarnos tanto otros países cuando vivimos en México (me incluyo aunque temporalmente no estoy allá). Alguno de esos agradables amigos que creen tener siempre la razón me tachará de chairo por poner el dedo en la llaga de lo que este problema representa, pueden llamarme de mil maneras pero eso no resuelve nada, en ningún sentido, así como tampoco soluciona nada negar el problema o hacer de cuenta que no pasa nada y que vivimos en el país de las maravillas.

No hablo de las autoridades porque ya les tiramos mucha (merecida) mierda debido a su incompetencia y apatía para dar una solución real al problema de la volencia y el crimen en nuestro país. Lo cierto es que no confiamos plenamente en la policía (al menos yo no), que hay chicas que incluso se han sentido acosadas cuando ven alguna patrulla debido a que los policías las miran con morbo, o que cuando manejamos estamos esperando que nos detengan por cualquier excusa y nos saquen la famosa mordida, o que cuando nos asalten o roben y vayamos a levantar una denuncia no sirva absolutamente para nada. Ex-judiciales que después de haber dado sus “servicios” forman bandas de secuestradores valiéndose de información de la gente extraída de los archivos de corporaciones como la PGJ o la PGR, o peor, que estando aún en servicio estén coludidos con organizaciones criminales y cárteles. Todo eso a mí me hace desconfiar de los que se suponen están para proteger, servir y hacer valer la justicia en nuestro país.

Volviendo al tema de la violencia, ¿qué fue lo que la desató de forma tan agresiva en México? En sí hay muchísimas causas, pero como no quiero alargar tanto este post, me saltaré ese tema porque es extenso (y posiblemente lo trate en otro post) e iré con las consecuencias, específicamente la que más me llama la atención: el cansancio y hastío de la gente de tantos tiempos volentos y de que los que deberían hacer algo (la ya mencionada policía y fuerzas del orden) no hagan ni madres. Llega el momento en que la gente siente la necesidad de hacer algo al respecto, de imponer justicia por su propia mano, de decir “ya basta” y empezar a tomar medidas, incluso extremas, para menguar al menos un poco este problema. Por eso cada vez vemos más noticias de rateros linchados por masas iracundas de personas fastidiadas, asaltantes asesinados por algún “justiciero” anónimo que portaba un arma de fuego (anda sonando mucho un caso reciente de eso, por cierto), violadores atrapados golpeados hasta el cansancio por una horda de gente enardecicda, incluso hasta supuestos criminales quemados en plena calle. No hablaré mucho del caso me impactó recientemente, de aquellos a los que les cortaron las manos supuestamente por ser rateros, porque mientras unos dicen que fue una organización de gente cansada de robos, la versión oficial de las autoridades es que se trata de un ajuste de cuentas por parte de criminales a quien no se les dio el dinero por vender droga, y entre que son peras o son manzanas, no sabemos qué pasó en realidad.

screenshot_20161101_234442NOTICIAS COMO ESTA SON CADA VEZ MÁS COMUNES.

 

No es que alabe estas acciones ni que insinúe que está muy bien tomar justicia por nuestra propia mano, pero solo hay que ponerse en el lugar de las personas afectadas por algún hecho criminal: si ustedes que leen esto y tienen hijos descubrieran que un hijo de la chingada violó a uno de ellos, y supieran que las autoridades no están haciendo nada por aplicar la ley contra dicho sujeto, ¿no buscarían hacerle algo? Desde una buena madriza, hasta cortarle el pito y en casos extremos, matarlo. O bueno, no nos vayamos tan lejos, pongamos un ejemplo más light: si alguno de ustedes ha sido asaltado con lujo de violencia, ¿no sintieron impotencia de ver como en un momento un pendejo huevon, quizá drogadicto y sintiéndose valiente por tener una navaja o una pistola en mano los despojaba de sus pertenencias, dinero y hasta de su auto? Esos bienes que se ganaron chingándole de 8 a 12 horas en una oficina, un restaurant, una construcción, una tienda, viajando sin dormir bien, o lo que sea que hagan, les costó ganarlo, y es de lo más injusto que en un instante pase a manos de gente mierda como los asaltantes. A mí, cuando me sucedió, sí me dio muchísimo coraje.

Es por eso que la gente se ha cansado, y ha empezado a tomar acciones como las ya mencionadas. Y creo que a final de cuentas es una consecuencia natural dadas las circunstancias: una sociedad dividida, sumida en problemas financieros, sociales y de seguridad, se cansa, tarde o temprano, y busca soluciones de uno u otro modo, a eso sumémosle autoridades ineficientes, policía corrupta, lugares donde técnicamente ya no hay ley. Y podrán juzgar todos los movimientos y levantamientos que hay, tales como las autodefensas, el caso Mireles o hasta los indígenas de Chiapas, pero hasta no estar en los zapatos de esa gente, yo no me atrevo a decir que son unos idiotas. Algunos, claro, han aprovechado estos levantamientos para obtener beneficio personal o a ver qué sacan, lo cual está mal. No, Mireles para mí no es un caudillo, pero al menos no debería estar en la cárcel, en mi opinión, porque si bien él no es un representante de un levantamiento ni un ideal, dicho ideal existe, y es el reclamo de la gente por tanto asedio del crimen organizado y tanta violencia en sus estados.

Y esta crítica va para los que les va chingon en la vida en varios aspectos y nunca han sufrido un asalto, un secuestro, una desaparición de un ser querido, está muy bien y los felicito, pero, repito lo que ya dije, ninguno de nosotros tiene la suerte comprada ni es intocable. No, no les deseo que les pase nada, al contrario, ojalá nunca les suceda algo malo, pero no estaría de más reflexionar sobre un problema que existe, es real y es latente a todas luces, y claro, tomar sus debidas precauciones porque todos, absolutamente todos estamos expuestos.

Porque a fin de cuentas, “así es en México y aquí nos tocó vivir”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s